Tag Archives: Ámsterdam

Ámsterdam

Fin de semana en Ámsterdam, en pareja, pudiendo comer tranquilamente, tener una conversación sin ser interrumpidos, pasear sin que nadie pregunte cuándo volvemos a casa… pues también es necesario de vez en cuando ¿no? :)

Es una ciudad ideal para un fin de semana o tres días, el centro no es muy grande y se puede ver paseando. La gente es muy agradable y todo el mundo habla inglés. Dicho esto, cuento un poco lo que hicimos. Llegamos el viernes muy tarde, por la noche, así que a dormir. El piso estaba en un barrio que se llama De Pipj (no es en el centro, centro, pero está a 10 minutos en tranvía y a no mucho más andando). Cogimos un piso (por Airbnb, muy contentos, por cierto) porque los hoteles en Ámsterdam son del tipo caros y no muy allá.

El sábado por la mañana fuímos paseando hacia el centro. Pasamos por un parque muy bonito, el Sarphatipark.

Sarphatipak Sarphatipark Ámsterdam

Dimos una vuelta por el mercado callejero más antiguo, con más de 100 años, el Albert Cuyp Markt.

Mercado Albert Cuyp Ámsterdam

Pasamos al lado de la Heineken:

Heineken Experience Ámsterdam

 Y en fin, pasear por el centro, la plaza Dam con el Palacio Real, el Magna Plaza (que era una oficina de Correos, pero ahora es un centro comercial),  la estación central, la iglesia de San Antonio, los canales, el barrio rojo… Hablando del barrio rojo, la verdad es que sorprende ver a las prostitutas detrás del cristal, aunque una cosa voy a decir, al menos cuando estuvimos nosotros, no eran las típicas que salen en las guías o en algún reportaje en la tele, que parecen modelos, no, eran de las normales tirando a chungas, no esperéis ver bombones. Los bombones en Puccini, muy caros, pero muy ricos, recomiendo el de café y el de avellana.

Segundo día: Museo Van Gogh, visita obligada. Eso sí, haced caso a lo que dice en la página y reservad por internet, aunque la cola no os la va a quitar nadie, tendréis que esperar menos. Nosotros estuvimos unas dos horas en la puerta. El museo es pequeño, muy bien organizado y con obras y cartas del artista. Y bueno, me encanta Van Gogh, así que todo lo que diga es poco, descubrí alguna obra que no conocía y salí más contenta que unas castañuelas.

Plaza Spui, pues yo diría que es bastante  normalita, vamos, que  tampoco es  necesario verla.

Tercer día: Rijksmuseum,  si te gusta el arte, no te lo puedes perder, sólo el edificio, ya vale la pena.

Rijksmuseum  Ámsterdam

 Y canales, canales y más canales, unos más y otros menos, pero todos bonitos.

Canal en Ámsterdam Canal Ámsterdam

Importante: mucho cuidado con las bicicletas, hay por todas partes, van a toda pastilla y algunas ni tocan el timbre para que te apartes.

Pues resumiendo, que lo pasamos muy bien, es una ciudad en la que podría vivir.

Si queréis saber algo más sobre Ámsterdam como precios, transporte, sitios donde comer, etc. estaré encantada de responder.

¡Feliz semana!