Prejuicios

Cuando salí del hospital a causa de toda la quimio, medicación, esas movidas que te meten en el cuerpo, no me podía dar el sol. Salí además en verano, así que había mogollón de sol, todo el rato. Me compré una crema de protección “¡No puedes pasar!” de esas superpastosas que cuesta la vida ponérselas y que notas cómo se derriten y empiezas a brillar. Además, llevaba un pañuelo en la cabeza, en esos momentos no estaba para protagonizar un anuncio de Timotei, vamos. Que sí, que es verdad que me lo ponía con arte, que un día una amiga me dijo que parecía una artista de cine y todo, pero vamos que iba con turbante. Para acabar de arreglar el conjunto y como resulta que, como ya he dicho, no me podía dar el sol, mis padres me regalaron una sombrilla. Una sombrilla de estas chinas, muy bonita la verdad, naranja y con florecitas, pero no lo más habitual del mundo. 

El caso es que iba un día paseando con mis padres de esta guisa:  ropa ancha (supongo porque es lo normal en mí), cara brillante, turbante y sombrilla, y de repente mi padre me preguntó: “¿Tú crees que la gente cuando te ve pasar piensa que estás mala o directamente que estás loca?” A mí la pregunta me hizo mucha gracia, pero había mucha verdad, supongo que con esas pintas muchos pensarían que estaba como una cabra y que me creía una princesa oriental o algo así :)

Total, que a partir de ese momento y por otras cosas que me pasaban estando en esas circunstancias (tener que ir con mascarilla si iba a un sitio con mucha gente, tener que coger el ascensor para todo porque me cansaba, cuando ya podía coger transporte público tener que ir sentada y no ceder el asiento…) me di cuenta de que prejuzgamos mucho sin conocer circunstancias, que a lo mejor tendríamos que pensar cuáles son los motivos  antes de criticar comportamientos.

Dicho todo esto, que de verdad que intento no prejuzgar, a veces hay gente que hace cosas que… Por favor, que alguien me explique cuáles pueden ser las circunstancias que hacen que alguien llegue a los vestuarios del gimnasio, después de haber estado haciendo ejercicio (porque es lo lógico pero porque además la he visto en la sala), sudando y no se meta a pegarse una ducha. Que dices “Igual se va a su casa y se ducha allí, que es lo más normal”. No, no, no. Se seca su mata de pelo casi hasta la cintura (el sudor, vamos) incluso se hace las planchas. Se pone desodorante (sí, sin lavarse) se viste con ropa de salir, se maquilla y se va tan contenta. Venga, vamos a no prejuzgar, a lo mejor a la muchacha se le olvidó los avíos para ducharse y tiene que ir a currar y no le da tiempo… Vale, hoy la he vuelto a ver hacer lo mismo. A veces no prejuzgar es muy difícil… ;)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation