Category Archives: Londres

Un par de conciertos: Love of lesbian y Amaral en un fin de semana.

Un día el señor Armadillo me llegó con una canción, que si tenía que escucharla, que molaba mil, que de verdad que por favor la escuchara… Bueno, pues la escuché, era Club de fans de John Boy de Love of lesbian. A  ver, yo conocía al grupo y algo había escuchado porque el cantante Santi Balmes es el autor de uno de los cuentos más bonitos que he leído (que nos regaló la señora Totoro) Yo mataré monstruos por tiEn ese momento no me gustaron mucho, la verdad. Pero bueno, el señor Armadillo, empezó a poner Club de fans de John Boy una y otra vez y empezamos a escucharla, y nos pasó justo lo que al protagonista de la canción, que al final somos fans :)

Alegría inmensa cuando vimos que venían a tocar a Londres, claro. Además, lo bueno de los grupos españoles es que tocan en salas pequeñas (el concierto fue en The Clapham grand)  así que allí estábamos, en cuarta fila. La lista de canciones la habían publicado en su Instagram así que ya sabíamos qué iban a tocar. La verdad es que eso me resultó algo agridulce, a ver, guay saber qué canciones íbamos a escuchar, pero por otra parte, también sabíamos cuándo iban a terminar y que no iban a tocar canciones tan maravillosas como El poeta Halley, una de las letras más bonitas que he escuchado en mi vida, sobre todo la parte final, la recitada (mi parte filóloga se emociona ;) ). Y es que en general, desde mi punto de vista, lo mejor de Love of lesbian son sus letras, llenas de poesía, de figuras literarias, algunas tristes, otras divertidas, historias repletas de juegos de palabras, cuentos…

El concierto estuvo genial, empezaron puntuales (que se agradece), son muy buenos en directo, muy divertidos. Cantaron y cantamos, y saltamos y bailamos. Incluso Santi Balmes se bajó al público y ahí estuvo un buen rato. Fotos no saqué muchas, lo estaba disfrutando :)

Love of lesbian, 3 de febrero 2017

Love of lesbian, 3 de febrero 2017

 Algo bueno del concierto también, el bocadillo de jamón serrano que nos metimos entre pecho y espalda. Casa Manolo había montado un puesto con bocadillos de salchichón, chorizo y jamón serrano. Riquísimo. Y es que parece una tontería, pero si abren puertas antes de las siete, no vas a cenar a esa hora y luego, cuando sales, no es que haya muchas cosas abiertas donde poder comer algo, así que me pareció una muy buena solución.

Pues esto fue un viernes, y el domingo tenía otro concierto, el de Amaral. Ganas de ir, si digo la verdad, no tenia ningunas: un domingo, a las siete de la tarde, una hora de camino, con un frío que no veas y además a este iba sola… Pero bueno, allá que fui, y me lo pasé genial. Para este me quedé atrás, pasaba de buscar primeras filas y además se veía muy bien desde el fondo (sala pequeña, otra vez, esta vez el O2 Shepherd’s Bush Empire). Así que me pedí una sidra, saqué mi libro y me senté en un escalón hasta que empezó el concierto. Tan a gusto. Estaban presentando su nuevo disco Nocturnal, pero claro, también tocaron todas las clásicas, así que me hinché de cantar y saltar otra vez.

Amaral, O2 Shepherd's Bush Empire, 2017

Amaral, O2 Shepherd’s Bush Empire, 2017

Cómo me alegré de haber ido, estuvo genial, muy buenos en directo, muy buen rollo y muy buen ambiente.

El próximo: Kaiser chiefs en marzo ;)

 

Marionetas de esqueletos

Ya queda poquito para finales de octubre, es decir: Halloween, Día de Todos los Santos, Día de los Difuntos, Día de los Muertos… vamos que se puede celebrar como se quiera, pero todas las fiestas giran alrededor de lo mismo. El caso es que en clase, con mis niños de Hola caracola, hablamos del Día de los Muertos, de cómo se celebra ese día en Centroamérica y sobre todo en México porque, seamos sinceros, en España lo celebramos de una manera un poco más triste…

Total, que hoy hemos hecho estas marionetas de calaveritas. Como no encontraba algo totalmente a mi gusto en la red, pues les he añadido cosas, les he dado un estilo más festivo  y aquí las comparto por si alguien se anima: marionetas-de-calaveras , listas para imprimir. Quedan así de chulas una vez terminadas:

 

calavera-2 calavera-3 calaveras

Julieta

El sábado fui al cine. Había quedado antes de verano con una amiga inglesa a la que le gusta  Almodóvar y el cine europeo (incluido el español) en que cuando volviésemos de vacaciones teníamos que ir a ver Julieta. Yo iba muy contenta por varias razones: porque esta amiga me cae muy bien,  es una persona interesante con la que me gusta hablar; porque iba a ver una peli de Almodóvar, y en general me gustan sus películas (unas más que otras, incluso algunas no me gustan en absoluto); porque iba a ir al cine,  y eso de meterse en una sala oscura a disfrutar en pantalla grande de una película para mí siempre ha tenido mucho encanto, además en un cine pequeño, muy cómodo y por supuesto había poquita gente; y por último, iba a ver una película española, en español, y lógicamente  pocas opciones hay de poder hacerlo por aquí...  También porque luego íbamos a tomar café y tarta en el Bill’s (qué postres tienen, madre mía) pero eso no tenía nada que ver con la película :)
Bueno, pues peliculón. Adaptación de los relatos “Destino”, “Pronto” y “Silencio”, de la Premio Nobel de literatura canadiense Alice Munro. Me encantó. Volvería a verla para poder disfrutarla de nuevo, no tiene desperdicio. Primero los colores, desde la primera escena se nota la firma de Almodóvar en los colores, los rojos, los amarillos, los azules… Luego la música, de Alberto Iglesias, como en tantas de sus películas (Hable con ella, La flor de mi secreto, Volver, Todo sobre mi madre…) que consigue esa ambientación tan característica. Cómo la historia es una excusa para mostrar los sentimientos y las emociones de los protagonistas, que es lo que verdaderamente importa. Y los pequeños detalles, cómo se detiene en los pequeños detalles y los va enlazando, y todo tiene un sentido en la historia al final.
Todos los actores hacen un papelón, todos sin excepción trabajan bien, desde los protagonistas (Emma Suárez, Adriana Ugarte, Daniel Grao, Inma Cuesta, Darío Grandinetti)  al último secundario. Rossy de Palma está grandísima, parece la bruja mala del cuento (un poco bruja sí que es, de hecho). En fin, que vale la pena verla, no cuento nada del argumento, yo fui sin saber de qué iba y creo que la he disfrutado más que si hubiera ido sabiendo qué iba a encontrarme. Para mí es una de las mejores de Almodóvar, eso sí, preparad los pañuelos porque es una “pechá” de llorar.
julieta

Brexit

Porque creo que algo habrá que decir, dadas las circunstancias…

Tristeza, eso es lo que me produjo el resultado de la votación, tristeza. No me lo esperaba, la verdad. Durante la noche me desperté y andaba medio desvelada, así que miré el móvil a ver si se sabía algo, y la cosa estaba ajustadilla, pero bueno,  pensé que por la mañana el Remain habría ganado. Cuando sonó el despertador, tenía un mensaje de mi querido hermano (con ese humor que tanto nos gusta en la familia): “Venga, a sacarte el visado para venir en verano”  y le contesté lo primero que se me vino a la cabeza: “Jodeeeeeeer”.

Justo el día anterior el señor Armadillo marchó a tierras germanas, así que Adriana y yo estábamos desayunando solas y le dije que iba a poner las noticias para ver qué decían porque había ganado el irse de la UE. La pobre mía se puso a llorar “Es que yo no me quiero ir de Londres, a mí me gusta esta casa…” “¿Y ahora para ir a Málaga qué pasa, tenemos que pagar dinero o algo?” Me dio una pena…

Anduve todo el día triste, con un pellizco en el estómago y con la sensación de que no me querían aquí. Debo decir que en mi barrio había carteles en las casas apoyando el Remain, además de gente repartiendo folletos, y que, por si alguien no lo sabe, Londres votó en su mayoría para no salir, y en mi entorno, todo el mundo compartía mensajes en Facebook y comentaban que no querían salir, pero no sé, la sensación de rechazo no podía quitármela de encima, y todavía me cuesta.

El otro día, leí un artículo de una chica que iba en un bus y el conductor le gritó porque iba hablando español. Sí que había leído incidentes en otras ciudades, pero no en Londres, y  la verdad es que me asustó un poco. Pero igual que ha aparecido una pintada en un instituto español que hay aquí, también he visto a una amiga de una amiga a la que se le saltaban las lágrimas hablando del tema, por lo triste que le parecía el resultado. También me he encontrado con gente que me ha dicho “lo siento” como si me dieran el pésame y se avergonzaran de la situación.

Y el otro día me subí a un autobús, hablando español, por supuesto, porque iba con Adriana y nosotras hablamos en español, y me acordé del artículo que había leído. Cuando fui a pagar no tenía dinero en la Oyster (para el que no lo sepa, es la tarjeta con la que se paga el transporte y, de un tiempo a esta parte, solamente puedes pagar con ella o con una tarjeta de crédito de las de contacto, pero no con dinero) así que ya me vi teniendo que bajarme en la siguiente parada para buscar un sitio donde recargarla, pero no, el conductor me preguntó a qué parada iba  y me dijo (a pesar de que quedaban muchas paradas) que venga, que no pasaba nada. Seguí buscando en el bolso y tenía  otra tarjeta (debido a esos momentos de lucidez que me asaltan muy de vez en cuando), así que finalmente pude pagar el billete, pero la cuestión es que el señor fue muy amable y comprensivo, pese a que hablábamos español.

Y ayer por la mañana, un desconocido me regaló flores. Sí, como en el anuncio. Bueno, no exactamente como en el anuncio… Íbamos para el cole y en frente de nuestra casa, ponen ahora un puesto de plantas y flores y al pasar, le señalé a Adriana una planta para contarle una historia, en fin, que el señor del puesto me aparece con un ramo y me lo da y claro, nos quedamos las dos un poquito paradas. Resulta que decía que tenía muchas y supongo que serían del día anterior, pero vamos, que era un ramo bien bonito, olía de maravilla y nos las regaló, pese a que íbamos hablando español. 

A donde quiero llegar con todo esto es que por supuesto que habrá mucha gente que odie a los inmigrantes y piense que venimos aquí a robarles su trabajo y a vivir de las ayudas del Estado, pero también hay mucha que no, que son personas normales, a las que le da igual de qué color eres, qué idioma hablas,  cuál es tu religión o de dónde vienes, porque ¿es que eso importa?

Muse

Meses hace que compré las entradas, y es que son uno de mis grupos favoritos. La fecha se acercaba y estaba tan contenta, tenía hasta la canguro buscada, era aquí cerquita, todo perfecto, pero… resulta que se me pone malo el señor Armadillo :(  . Yo tenía la esperanza de que estuviera bien para la ocasión, pero, por desgracia, no fue así, un virus lo había agarrado con fuerza, se ve que le había cogido cariño y no quería irse, pobrecito mío. Hasta el día antes estuvimos viendo a ver qué tal iba la cosa, pero estaba claro que lo de meterse en un concierto no era la mejor de las ideas. Yo sola no quería ir, estas cosas se disfrutan más en compañía, al mismo tiempo me sentía mal por dejarlo aquí, pero por otra parte (sí, llamadme perra del infierno) no quería perderme el concierto, así que a buscar a alguien que hiciera de acompañante. El señor Brotherinlaw fue reticente al principio, pero finalmente el señor Armadillo lo persuadió (creo que con amenazas) para que tuviera a bien ser mi acompañante para tal evento. Así que allá que fuimos :)

No llegamos para ver a los teloneros, me agota estar dos horas antes, llamadme rancia o viejales, pero cuando empieza el grupo al que he ido a ver, ya ando cansada. El señor Brotherinlaw estaba de acuerdo, así que llegamos una media hora antes de que saliera Muse. El escenario era redondo y estaba en el centro, con pasarelas por donde se paseaban de vez en cuando, así que estuvimos bastante cerca a pesar de haber llegado justos de tiempo.

Todo empezó con unos cánticos en canon muy a lo gregoriano y, claro, con drones, unas bolas que empezaron a volar y a “bailar” con la música, muy espectacular. Por fin salieron y abrieron con Pshyco (bien), una canción de su último disco y, aunque la gente aquí es bastante sosa en los conciertos, más de uno ya se puso a dar botes.  Además de las nuevas tocaron todas las imprescindibles: Madness (una de mis favoritas), Resistance (me encanta), Time is running out (mi favorita), Supermassive black hole  (cojonuda), Hysteria (la caña) y cerraron con Knights of Cydonia (épica).

La puesta en escena fue muy chula, con proyecciones de paisajes futuristas y apocalípticos, muy, muy guay. En un momento dado, también apareció una nave volando por el recinto. Tampoco faltaron, por supuesto, los cañones de humo y la lluvia de papelillos (con forma de muñequitos).

Las fotos: pocas y malas, estaba muy ocupada pasándomelo bien :)

Concierto Muse 2 concierto Muse 1 FullSizeRender (5)

 

¡Qué pedazo de concierto! Con esta frase puedo resumirlo todo, me encantó.

Sábado movidito: batería, comida española, museo Roald Dahl y restaurante eritreo

   Pues sí, un sábado completito. Todo empezó cuando la semana pasada vi que en un pueblo al norte de Londres, donde Roald Dahl había vivido durante gran parte de su vida había un museo dedicado al escritor. Para quien no le suene por el nombre, es el autor de libros como Charlie y la fábrica de chocolate, Matilda, James y el melocotón gigante… A Adriana le gusta mucho, en el cole le han leído alguno de sus libros y ella por su cuenta, también se ha leído alguno. El caso es que cuando le dije que podríamos ir este sábado se emocionó un montón y se puso requetecontenta.

Por otra parte, resulta que la última idea del señor Armadillo ha sido aprender a tocar la batería, algo que llevaba tiempo queriendo hacer, y que estaba dando vueltas en su cabeza hasta que se ha lanzado, buscó una profe particular y se pilló una batería por Ebay, la cual había que ir a recoger el sábado a un pueblo. Así que claro, lo del museo… Le dije a Adriana lo de que teníamos que ir a por la batería, como quien no quiere la cosa, pensando que no se iba acordar de lo del museo, al que en realidad podíamos ir otro día. Pero esta señorita, que no suele acordarse de lo que come a mediodía, que te pregunta lo mismo 60 millones de veces porque no se acuerda de lo que le has dicho, etc. saltó: “¿¡Pero el sábado no íbamos a ir al museo de Roald Dahl…!?” En fin, que como los dos pueblos estaban al norte (aunque a una hora de distancia el uno del otro) pensé que era viable hacer ambas cosas. 

Todo el que conozca, sabe que para mí el tema de la comida es muy importante, así que me puse a buscar restaurantes por la zona y encontré uno, español, y además viendo el menú se veía que era español de verdad, quiero decir, que hay veces que ves restaurantes españoles en Londres pero después, cuando lees la carta, pues te das cuenta que son un poco fusión, vamos, que de españoles poco, que sí, que te ponen tortilla de patatas, pero también pizza y lo que encarte. Éste no, éste tiene cocineros españoles y los platos son todos españoles.

El caso, que recogimos  la batería y nos fuímos a comer al Tres corazones. Como siempre, antes de entrar les dije a Adriana y al señor Armadillo que no prometía nada, que en la web tenía muy buena pinta, pero que de antemano lo sentía si luego era un fiasco, porque nunca se sabe :)

Qué acierto, qué rico todo, qué felicidad, qué chorizo a la sidra… Para abrir boca un pan riquísimo y aceite de Jaén y el resto bueno, aquí dejo algunas fotos, del cochinillo que se pidió el señor Armadillo no hay fotos porque no me dio tiempo. se lanzó a comerlo, pero doy fe de que estaba delicioso. El servicio también muy agradable, un chico de Marbella y una chica gallega. Como estar en casa :)

 

Huevos rotos con jamón y chorizo

Huevos rotos con jamón y chorizo

 

Calamares fritos con alioli y patatas bravas

Calamares fritos con alioli y patatas bravas

Tres corazones. Un poquito de turrón

Un poquito de turrón

Crema catalana

Crema catalana

Tarta de chocolate con helado de mango

Tarta de chocolate con helado de mango

Ya con la panza llena, nos fuimos al museo. Muy, muy chulo, nos encantó, además es lo que tienen los museos para niños que todo es muy interactivo y muy colorido. Con disfraces de los personajes de sus libros, fotos de su vida, manuscritos de sus obras…

Museo Roald Dahl

Museo Roald Dahl

Museo Roald Dahl 3 Museo Roald Dahl 2 Museo Roald Dahl 1

Y luego, visita a la tienda, donde apetecía comprarlo todo, la verdad, y a la cafetería (el café Twit) donde nos tomamos unos cafés (bueno, Adriana un babyccino) con unas tartas riquísimas.

Y vuelta para casa, que el día había sido completito, además de que yo tenía cena, celebrábamos el cumpleaños de una amiga y el restaurante elegido era Blue Nile, de comida eritrea con influencia italiana. Yo, que llevaba todo el día comiendo, no tenía nada de hambre, iba decidida a no comer casi nada… pero sí que comí. Moló mucho porque te ponían un plato con una tortilla tipo pancake (se llama injera) y luego en un bol más tortillas y luego pedías la carne y las salsas, todo para compartir y para comer con las manos. Riquísimo todo. Y tomé postre, una baklava con un café y es que yo si hay baklava no me puedo resistir. Y para terminar el día gin tonic con risas (siglos hacía que no tomaba uno) en un pub con música en directo. En fin, que un sábado para recordar :)

Muchachito

Uno de los regalos de Reyes que me hizo el señor Armadillo fueron unas entradas para un concierto de Muchachito aquí en Londres, me puse más contenta que todas las cosas, claro. El concierto fue el pasado jueves en la sala La Scala (donde, por lo visto, tocan muchos grupos españoles). Es una sala muy pequeña, lo cual es genial porque, obviamente, todo se ve mucho mejor, estás más como en familia :)

Abrían las puertas a las 7’30, pero yo por problemas logísticos con la canguro, no podía llegar a esa hora. El señor Armadillo sí que estaba allí, el primero de la cola, además. Cuando yo llegué, la cosa estaba más complicada, había mogollón de gente, a echarle paciencia, porque además aquello iba muy lento. El concierto empezaba a las 8’30, y creo que es uno de los pocos que han empezado a su hora, así que las primeras canciones me las perdí :(

Por fin logré entrar, que por cierto, te daban La maqueta adelanto de su nuevo disco. Allí vi al señor Armadillo, en primerísima fila, y aunque pensé que iba a ser imposible llegar hasta él, le pregunté a uno de los de seguridad cómo podía llegar hasta donde estaba mi marido y, más majo que todo (la verdad sea dicha, me extrañó) me abrió para que pudiera pasar por delante, así que la cosa salió redonda, ya me veía viendo el concierto sola y atrás.

Debo reconocer que al principio me decepcioné un poco cuando vi que no había venido el resto de la banda, porque son muy buenos y porque además lleva instrumentos de viento, y en mi opinión, la gracia que dan los instrumentos de viento es básica en algunas bandas ¿qué sería, por ejemplo de Matador de Los Fabulosos Cadillacs sin la melodía de los instrumentos de viento?¿Y de La Pulquería, de cualquiera de sus canciones? Pues no, no serían lo mismo… Tampoco iba el pintor que lleva a los conciertos y que pinta un cuadro durante la actuación :(

El caso es que allí estaba Muchachito, más solo que la una, con un par de guitarras, percusión, y una armónica, y como si de un hombre orquesta se tratase, él se apañaba con todo. Qué energía, madre mía, yo estaba cansada nada más de verlo, vamos, que fue increíble.

¿Os acordáis las típicas noches de moraga en la playita, en verano, donde había uno de vuestros colegas que tocaba la guitarra y todo el mundo se ponía a cantar, y le pedía canciones y él las tocaba, y más cantar? Pues lo mismo, la misma sensación, así de a gusto nos hizo sentir Muchachito. Salió como cuatro veces, salía y decía cosas del tipo “¿Es que no tenéis casa? A ver, que yo hasta mañana a las 5 que sale el avión…” y cada vez tocaba tres o cuatro canciones más, tanto fue así que el concierto se alargó hasta casi las 11 de la noche y os digo que eso aquí es casi impensable, que todos los conciertos a los que hemos ido no llegan a las 2 horas… Yo creo que las cantó todas, Aire (una de mis preferidas), Azul (otra de mis preferidas), La quiero a morir (que, aunque no es suya, la versión mola mil), hasta No estaba muerto, que estaba de parranda…

Resumiendo: a la conclusión a la que llegué es que además de un pedazo de artista se ve que tiene que ser un encanto de persona, que disfruta con lo que hace, que se lo pasa bien y hace que su público se lo pase bien. Muy, muy recomendable, un cinco estrellas.

Concierto Muchachito

Concierto Muchachito

Concierto Muchachito

Concierto Muchachito

Concierto Muchachito 5

Concierto Muchachito

Concierto Muchachito 4

Concierto Muchachito

 

Concierto Muchachito

 

Van Morrison & Tom Jones

Antes de nada, gracias al querido señor Brotherinlaw por avisarnos, a sus pies caballero. Resulta que hay una página, www.showfilmfirst.com, que te da entradas gratis para eventos, sí yo tampoco me podía creer que algo así de estupendo pudiera pasarme, porque estaban dando entradas para el concierto del domingo de Van Morrison y Tom Jones  en el O2, dentro del Blues Festival que se está celebrando.

Debo decir que a Adriana le gusta mucho Tom Jones, aquí es uno de los jueces en  La voz, así que, como vemos el programa, pues lo conoce y además escucha su música, que sí, que lo busca en Spotify e incluso añade algunas canciones en su lista de favoritos, y las canta. Así que, había llegado el momento de que fuera a su primer concierto. La entrada a menores estaba permitida, pero yo no las tenía todas conmigo, a ver si al final nos iban a echar para atrás en la puerta… así que cuando íbamos en el autobús, le dije “Si no nos dejan entrar, no pasa nada, nos volvemos a la casa y ponemos el CD”, me miró muy seria y me dijo “Pero mamá, no es lo mismo…”. Claro, ella pensaría que después de ir a un concierto, siempre venimos diciendo lo que mola ver la música en directo y ahora no le iba a vender la burra.

Antes del concierto le dije que como íbamos a ir a un sitio con muchísima gente, íbamos a hablar de qué pasaba si se perdía. La conversación fue algo así:

-No voy a perderme.

-Ya, pero por si acaso.

-No, porque me da mucho miedo, como aquella vez que me perdí en el supermercado…

-No te has perdido nunca en el supermercado.

- Ya, pero lo he soñado y daba mucho miedo.

-Vale, pues si te pierdes, busca a alguien y le dices que te has perdido. Como sabes la dirección de la casa, se la puedes decir, pero te voy a hacer una pulsera con mi número de teléfono. Buscas a alguien y se lo das.

-¿Y si es unfriendly? Porque son strangers mamá…

(Combatimos a diario con el Spanglish, pero es inevitable…)

-Vale, entonces busca a alguien de la organización, gente que trabaja allí y que llevarán uniforme y una identificación, una tarjeta con su nombre.

-¿Y qué pasa si alguien se disfraza con un uniforme, pero no es de la organización?¿Eh?

-Vale, no te sueltes de mi mano.

Ya sabemos que además de mis ojos ha sacado mi vena paranoica :)

No hubo ningún problema, eso sí, los asientos estaban en lo más alto, dos butacas más para allá andaba San Pedro :) ¡Madre mía, y yo que tengo vértigo! Adriana me decía “Mamá, estamos muy altas, a ver si nos caemos” y yo en plan: “Estate calladita, no se va a caer nadie” sólo me faltaba que me dijera eso, bastante tenía yo con evitar mirar abajo…

 

Concierto Tom Jones

Concierto Tom Jones

La cosa empezó bien, primero salió Van Morrison, que canta que te mueres, pero claro, a la que tocó dos lentas, Adriana me dijo: “Yo tengo mucho sueño, voy a dormir, cuando salga Tom Jones, me avisas” Y dicho y hecho, se quedó frita, poco le importaba estar en mitad de un concierto. Van Morrison, pues muy bien, tiene un vozarrón y un directo buenísimo, pero yo estaba esperando “Brown eyes girl” que es la que me sabía y me quedé con las ganas.

Tom Jones, bueno, pues es Tom Jones, que tiene un chorro de voz que da miedo y estuvo increíble. No era la primera vez que se subía a un escenario, desde luego, eso se nota y cuando te cuenta historias en plan “Cuando cantaba con Elvis en Las Vegas…” pues no puedes hacer otra cosa que rendirte a sus pies.

Cantó canciones de su nuevo disco (“Mamá hay que comprarlo, mañana lo compras”) y versionó  It’s not inusualSex bomb. La versión de Sex bomb fue preciosa, en plan blues.

Concierto Tom Jones- It’s not inusual

Resumen: A pesar de que entre los dos suman como 500 años, tienen unas voces envidiables. Adriana me dijo que había sido muy emocionante, que le había encantado su primer concierto. Lo único malo es que el señor Armadillo no pudo venir, pero bueno, espero que sea el primero de muchos :)

 

 

Florence and the machine

Septiembre, concierto de Florence and the machine en el Alexandra Palace (también llamado donde Cristo perdió el lápiz, aunque es precioso, eso sí).  Un poquito de historia, que el sitio lo merece: Alexandra Palace fue construido en 1873 y se llamó “El palacio de la gente”, sólo dieciséis días después de su apertura fue destruido por un incendio.Dos años después, en 1875, se volvió a abrir. En 1900, tras algunas dificultades financieras, se creó por un Acta del Parlamento, la Fundación Alexandra Palace and Park, y lo hicieron ” disponible para el uso  gratuito y recreo del público para siempre”. En 1935, la BBC ocupó la parte Este del edificio, desde la que se hicieron las primeras retransmisiones de la televisión pública en 1936. En julio de 1980 se incendió por segunda vez. Se reabrió en 1988 y continúa como fundación benéfica administrada por el distrito de Haringey.

Para llegar hasta el palacio, hay que subir una cuesta considerable, aunque también es verdad que la subida vale la pena, las vistas de Londres son impresionantes, tendremos que volver de día.

Volviendo al concierto, fue impresionante. Esta mujer no pierde nada en directo, tiene una voz increíble y eso a pesar de que no para de moverse y dar saltos por todos el escenario. Ha cambiado su look “hada del bosque” por algo setentero, pero da igual, escuchas ese vozarrón y como si quiere ir en pijama. Bueno, para los que no sepáis quién es, igual os suena alguna de sus canciones como: You’ve got the love  o Dog days are over. Pues así como la escucháis en el vídeo es en directo :)

Un poco mística sí que es, cuando se pone a hablar llega a misticismo nivel “voy fumadísima”, pero es puro espectáculo. Momento emocionante una de las veces que se acercó al público y una muchacha le dio su diadema de flores y se la puso; esa muchacha cantando con ella, emocionada, temblando, fue de lagrimita.  Muy, muy recomendable, toda una experiencia, de las que te ponen la piel de gallina.

Aquí dejo unas fotos, cortesía del Señor Armadillo.

Florence 1Florence 3 Florence 2 Florence 4 Florence 1

 

 

 

 

Juan Luis Guerra

Sí, ya ha pasado casi un mes, pero hay que contarlo. Estuve en el concierto de Juan Luis Guerra (regalo de cumple) y lo disfruté mucho. Quién me iba a decir, cuando tenía 16 años, iba a Bobbylogan (cuarentones de Málaga, vosotros me entendéis) y nos poníamos a bailar cuando empezaba a sonar aquello de “Me sube la bilirrubina” (todavía tengo en mi cabeza la imagen del muchacho que me gustaba, bailando esta canción), que tropecientos años después iba a ver a este señor y a sus 4.40 en directo.

El concierto fue en el O2 de Brixton y estaba hasta los topes. Momento emocionante, cuando el maestro Juan Luis dijo: “Permítanme que salude en primer lugar a mis hermanos dominicanos…Pero veo muchas banderas por aquí…” y empezó a preguntar “¿Hay gente de Reino Unido? ¿Hay gente de España?¿de Argentina?¿de Ecuador?¿Colombia?…” Y todo el mundo “Ueeeeeee”  hasta algún holandés y algún suizo había por ahí. Y es que a mí esas cosas me emocionan, el que un montón de gente diferente, de sitios diferentes, de culturas diferentes, se encuentre en el mismo lugar y cante las canciones con las mismas ganas que tú las estás cantando, pues mola. Y permitidme que me salga la vena de profe de español y añada: gente que comparte el mismo idioma :)

Nos lo pasamos genial,a pesar de la típica hora y media de espera (y de pie) que supone un concierto y de que después tocó, como no podía ser de otra manera, otra hora y media (bueno, un poco más) de estar bailando sin parar, que es lo suyo si vas a un concierto de Juan Luis Guerra. Y lo que más mola cuando vas a ver a alguien que lleva en la música tantísimo tiempo, es que te sabes la mitad de las canciones y hasta llegas a recordar alguna que habías borrado de tu mente.  Mezcló canciones del último cd con los clásicos de siempre, y yo creo que lo tocaron todo, de hecho, hasta hizo un par de popurrís, uno de ellos al final, en los bises, con las canciones lentas, que estuvo genial.

Resumiendo: un gran concierto, divertido, emocionante y totalmente recomendable.


Juan Luis Guerra

Juan Luis Guerra Juan Luis Guerra 2 Juan Luis Guerra 3 Juan Luis Guerra 4