Juan Luis Guerra

Sí, ya ha pasado casi un mes, pero hay que contarlo. Estuve en el concierto de Juan Luis Guerra (regalo de cumple) y lo disfruté mucho. Quién me iba a decir, cuando tenía 16 años, iba a Bobbylogan (cuarentones de Málaga, vosotros me entendéis) y nos poníamos a bailar cuando empezaba a sonar aquello de “Me sube la bilirrubina” (todavía tengo en mi cabeza la imagen del muchacho que me gustaba, bailando esta canción), que tropecientos años después iba a ver a este señor y a sus 4.40 en directo.

El concierto fue en el O2 de Brixton y estaba hasta los topes. Momento emocionante, cuando el maestro Juan Luis dijo: “Permítanme que salude en primer lugar a mis hermanos dominicanos…Pero veo muchas banderas por aquí…” y empezó a preguntar “¿Hay gente de Reino Unido? ¿Hay gente de España?¿de Argentina?¿de Ecuador?¿Colombia?…” Y todo el mundo “Ueeeeeee”  hasta algún holandés y algún suizo había por ahí. Y es que a mí esas cosas me emocionan, el que un montón de gente diferente, de sitios diferentes, de culturas diferentes, se encuentre en el mismo lugar y cante las canciones con las mismas ganas que tú las estás cantando, pues mola. Y permitidme que me salga la vena de profe de español y añada: gente que comparte el mismo idioma :)

Nos lo pasamos genial,a pesar de la típica hora y media de espera (y de pie) que supone un concierto y de que después tocó, como no podía ser de otra manera, otra hora y media (bueno, un poco más) de estar bailando sin parar, que es lo suyo si vas a un concierto de Juan Luis Guerra. Y lo que más mola cuando vas a ver a alguien que lleva en la música tantísimo tiempo, es que te sabes la mitad de las canciones y hasta llegas a recordar alguna que habías borrado de tu mente.  Mezcló canciones del último cd con los clásicos de siempre, y yo creo que lo tocaron todo, de hecho, hasta hizo un par de popurrís, uno de ellos al final, en los bises, con las canciones lentas, que estuvo genial.

Resumiendo: un gran concierto, divertido, emocionante y totalmente recomendable.


Juan Luis Guerra

Juan Luis Guerra Juan Luis Guerra 2 Juan Luis Guerra 3 Juan Luis Guerra 4

Otra de libros

Pues eso, que hay que aprovechar las vacaciones para leer todo lo que se pueda.

El vals lento de las tortugas, de Katherine Pancol

Ya dije por aquí que me lo iba a leer. Es la continuación de Los ojos amarillos de los cocodrilos, y sí, no está mal, hay personajes que mejoran un poco y otros que siguen siendo odiosos, pero, al igual que el primero, como lectura de verano está bien. Distraído.

Los años de peregrinación del chico sin color, de Haruki Murakami.

 los-años-de-peregrinacion-del-chico-sin-color-9788483837443

¿Qué puedo decir? Pues que, como siempre, Murakami me encanta. Cuenta la historia de Tsukuru, un ingeniero que construye estaciones de tren, de cómo después de muchos años sigue preguntándose por qué su grupo de amigos le dio de lado al poco de tiempo de irse a la universidad. 

Aunque normalmente sus finales me dejan un poco fría,  disfruto tanto la novela que hasta me da igual.  Como siempre, lo realmente importante para mí, no es la historia, es cómo la cuenta. Y es que me relaja mucho leer a este hombre, la atmósfera que crea. Pero en fin, ya sabéis que a Murakami o lo amas o lo odias, así que a quien le guste, le va a encantar este libro y al que lo odie, pues supongo que continuará odiándolo.

 

Un jardín al norte, de Boris Izaguirre.

Un jardín al norte

Para quien haya leído El tiempo entre costuras (yo aún lo tengo pendiente) cuenta la historia de Rosalind Fox, amiga de la protagonista de la novela de María Dueñas. Es una novela de espías basada en hechos reales. En general está bien, de hecho, las 100 primeras páginas me las lei prácticamente del tirón. Pero a partir de la mitad se me hizo más lenta y al final tenía ganas de acabar, ya me estaba resultando un poco largo. Algo que me gustaría saber es por qué se hace referencia al color del pelo de la protagonista 60 millones de veces, tanto que resulta ridículo: pelirroja por aquí, con su pelo rojo por allá, y venga, una y otra vez…

Léctores aéreos, de Gabriella Campbell

 lectores aéreos

 

Lo he dejado para el final porque para mí es especial, y es que conozco a la autora. Es un libro de relatos, y aunque reconozco que nunca he sido muy de relatos, tenía curiosidad por leer algo de Gabriella (había leído un poco en su blog) y no me ha defraudado, me encantó leer los quince relatos que componen Lectores aéreos. Confieso que leyendo alguno me hubiera gustado que fuera más largo, de estas veces que estás leyendo y te da pena que se acabe. Si tengo que decir algo que  me ha gustado menos, es que casi todos me han dado la sensación de estar envueltos en un halo de tristeza, algunos de angustia, pero la verdad es que disfruté la mayoría, porque no te limitas a leerlos, porque te hacen reflexionar. Los escenarios en los que se desarrolla y los temas son totalmente diferentes, desde una nave que recorre el espacio, las drogas, un pueblo o una sociedad futurista, para todos los gustos y con un denominador común:  lo bien escritos que están y la creación de mundos e historias realmente originales. Lo podéis conseguir para Kindle en Amazon y en Lektu.

Y ahora a seguir disfrutando del verano y de la lectura :)

Take That – Londres O2 Arena – junio 2015

La semana pasada el señor Armadillo y yo, estuvimos en el concierto de los Take That. Que sí, que ya no son todos, que sólo eran tres, pero dio igual, de verdad os digo que fue uno de los mejores conciertos en los que he estado. Antes de nada, decir que no soy fan. Que sí, que he escuchado sus canciones, obviamente,  y alguna podía tararear, pero ya está, iba más de acompañante y con ganas de echar un buen rato, pero sin mayores expectativas.

La telonera fue Ella Henderson, de la que nada más que conocía su canción Ghost, que es la que suena todo el rato en la tele y en la radio. La muchacha canta muy bien, pero lo de siempre, la gente no ha ido a verla a ella y los teloneros tienen que tener un marchonazo increíble para que la gente los escuche (como los de Paloma Faith, Vintage trouble , que me parecieron  buenísimos). De todas formas la gente estaba animada, se sabían sus canciones y las cantaban y eso.

Empezaron puntuales, eso ya les dio puntos, porque me mata el estar esperando, con la tontería te tiras casi dos horas de pie antes de que salgan, si además no llegan a su hora (como hicieron Vetusta Morla), pues desespero… ¿Y qué pasó después? Pues puro espectáculo, un cuerpo de baile increíble, cambios de vestuario, plataformas que subían y bajaban, cambios de escenario, aquello parecía (salvando las distancias) el Circo del Sol. Momentos donde no sabías dónde mirar. Resumiendo, me encantó, repetiría sin dudarlo, me lo pasé de maravilla, te dejaban con la boca abierta, estos conciertos de los que sales de subidón. Vale la pena verlos aunque ni siquiera te vuelva loco su música. Entregadísimos al público además, no paraban de acercarse, de saludar, de pasearse por el escenario para estar cerca de unos y otros, en fin, unos artistas. Además, cantaron la de Rule the world, la de la peli Stardust que era la que yo quería escuchar y acabaron, por supuesto, con Never forget, que también mola un montón. Más contenta que en brazos :)

Aquí os dejo unas fotos, perdón por la calidad, pero no era lo importante en ese momento :)

I like it , comienzo del concierto https://www.youtube.com/watch?v=27H04vkYPZY

I like it , comienzo del concierto https://www.youtube.com/watch?v=27H04vkYPZY

 

 

Let in the sun

Let in the sun

Let in the sun

Let in the sun

Let in the sun

Let in the sun

Relight my fire

Relight my fire

Libros

Ya se acerca el verano, llega el momento de descansar un poquito, de tumbarse a leer en la piscina, en la playa o en el campo, aunque solo sea unos días y ¿qué mejor compañía para ello (aparte de, por supuesto, la familia) que un buen libro? Hoy voy a hablar de los que me he leído últimamente, hay para todos los gustos.

Carbono alterado de Richard Morgan. Novela negra y ciencia-ficción, si te gustan estos dos géneros, este es tu libro. Uno de los mejores prólogos que he leído en mi vida, es como si estuvieras viendo una película, muy, muy visual, una presentación que te deja con la boca abierta y tienes que continuar. El protagonista tiene todos los ingredientes para ser un detective “malote”, ex-militar, un hacha con las armas, sin nada que perder… En fin, detective duro, víctima dudosa, la mujer fatal, los malos muy malos, la policía con métodos no del todo ortodoxos, escenas de acción… es decir, todo lo que se necesita para tener una buena novela negra pero además, esta tiene lugar en un futuro lejano donde los ricos (como siempre) tienen el control de todo. Muy recomendable.

Carbono alterado - Richard Morgan

Carbono alterado – Richard Morgan

 Blacksad de Juan Díaz Canales (guionista) y Juanjo Guarnido (ilustrador). Más novela negra pero esta vez en formato cómic. Las historias se desarrollan en Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial y tiene la singularidad de que todos los personajes son animales antropomórficos. Ya lo conocía, pero nunca lo había leído. Solamente puedo hablar del primero, Un lugar entre las sombras, aunque tengo pendiente leerme el resto de la saga (de momento hay editados 5 volúmenes). Este, en concreto, me ha gustado, el dibujo, sobre todo, me parece muy bueno aunque el guion no ha llegado a convencerme del todo. He empezado el segundo y la historia me está pareciendo más interesante.

Blacksad. Un lugar entre las sombras - Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido

Blacksad. Un lugar entre las sombras – Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido

Los ojos amarillos de los cocodrilos  de Katherine Pancol. Bueno, normal. No hay un antes y un después de esta novela. Debo reconocer que la historia entretiene y que llega un momento que ya te intriga saber qué va a pasar al final con la protagonista y todos los que la rodean, pero no va más allá. Mucho enredo, muchos personajes odiosos, un culebrón, vamos. A mí es que la protagonista llega a exasperarme, demasiada gente la trata a patadas sin que ella haga nada. La hija mayor es para matarla directamente, por ejemplo, y ella nada, ahí aguantando el tipo… En fin, que sí, que es una buena lectura para el verano, ligerita, para enganchar entre chapuzón y chapuzón. Confieso desde aquí que seguramente me leeré el siguiente que escribió, El vals de las tortugas, a ver qué tal...Por cierto, que hay película y sale Quim Gütiérrez, aquí podéis ver el trailer.

Los ojos amarillos de los cocodrilos - Katherine Pancol

 

Área 81, de mi querido Stephen King. Uno más dedicado a un coche maligno, como Christine o Buick 8, pero en esta caso, se trata de un relato corto, se lee en un pis pas. . Si te gusta Stephen King, te gustará, pero no es de los mejores.

Área 81 - Stephen King

Área 81 – Stephen King

Bueno, y toda esta lectura de repente, después de un  largo período de relativa sequía, se la tengo que agradecer al Señor Armadillo, que ha tenido a bien regalarme un Kindle. Yo, como siempre, era un poco reacia y él, como siempre, que ya me conoce, no me hizo caso y me lo compró. Más contenta que en brazos, claro ;)  

Estados de ánimo

Hola a todos.

Como ya anuncié, iba a dedicar algún entrada a hablar de las clases de español, así que aquí va: mi clase para hablar de estados de ánimo.

- Para niños de Year 1 & 2 (5 a 7 años)

Introduje la clase con un vídeo que encontré en Ele para niños una web que recomiendo, de donde se pueden sacar muchas ideas. El vídeo en cuestión es un corto llamado Monsterbox , en el que no hablan, así que sirve para enseñar cualquier idioma y además es muuuuuy tierno :)

Antes de verlo, les dije que tenían que fijarse en las reacciones de los personajes y les iba preguntando cómo creían que se sentían en cada momento. Por supuesto, lo vimos un par de veces y luego ahondamos un poco más en las preguntas (esto lo hicimos oral, pero para grupos de niños mayores, se podría hacer por escrito). Aproveché para repasar colores con preguntas del tipo: ¿De qué color tiene el pelo la niña? ¿De qué color es el monstruo grande? E introduje, un poco de pasada, los términos grande, mediano y pequeño (en relación a los monstruos).

Ahora venía el siguiente paso: cómo se dice en español cada uno de los estados de ánimo. Con unas pegatinas que compré en un Poundland (lo que viene a se un Todo a 100, o un Chollos, como queráis llamarlo),

Estados de ánimo - Pegatinas

Estados de ánimo – Pegatinas

 

tenían que rellenar una ficha como esta, para ello, yo decía la palabra y hacía por mímica  la cara correspondiente:

Estados de ánimo

Para el último estado de ánimo no había pegatina, así que tenían que dibujarlo.

Para terminar, puse en un saquito tarjetas con el nombre de los diferentes estados de ánimo. El juego consistía en que uno cogía un papelito, lo leía y tenía que representar el estado de ánimo, el resto tenía que adivinarlo y, obviamente, decirlo en español, el primero que lo adivinase, salía a  representar el siguiente. Aquí, aproveché para repasar el masculino y el femenino, o sea, si  un niño era el que hacía la mímica, entonces era contento, asustado, o lo que correspondiese; si era una niña, contenta, asustada, etc. Les gustó mucho, así que prometí que en la siguiente clase lo volveríamos a hacer y lo utilicé como calentamiento al principio.

- Para niños de Reception (4-5 años)

La clase empezó igual, con el corto de Monsterbox y las preguntas, pero como todavía no saben leer, con ellos hice otra actividad: caretas para expresar estados de ánimo. Se pueden hacer con un plato de papel cortado por la mitad, pero yo las quería más pequeñas, así que hice círculos en cartulina blanca:

Círculos en cartulina

Círculos en cartulina

 Los corté por la mitad para hacer semicírculos:

Estados de ánimo - Círculos cortados por la mitad

Estados de ánimo – Círculos cortados por la mitad

 Dibujé las expresiones de los estados de ánimo que quería, en este caso: contento, triste, sorprendido, asustado:

Estados de ánimo - Dibujamos la expresión que queramos

Estados de ánimo – Dibujamos la expresión que queramos

Pegamos palitos de helado con fixo:

Estados de ánimo - Pegamos los palitos

Estados de ánimo – Palitos de helado pegados con celo

 

Estados de ánimo - Pegamos los palitos de helado

Estados de ánimo – Pegamos los palitos de helado

Y pegamos con pegamento otro de los semicírculos: 

Estados de ánimo - Pegamos con pegamento
Estados de ánimo – Pegamos con pegamento

Y ya tenemos nuestras caretas, con diferentes expresiones por cada lado.  Ya solo queda practicar los distintos nombres.

Llevé los semicírculos preparados, para que ellos dibujasen los estados de ánimo (por supuesto también los colorearon) y pegasen los palitos, etc.

También jugamos al juego de adivinar, pero en vez de meter en el saquito tarjetas con los nombres, usé las pegatinas.

Y eso es todo, espero que os haya gustado. Si alguien lo usa, por favor, que me cuente su experiencia y si alguien quiere aportar alguna idea o sugerencia, son bienvenidas :)

Clases de español

Como algunos ya sabéis, llevo un tiempecillo dando clases de español a niños. Tengo tres grupos: Reception (lo que sería 3º de Infantil en España, niños de 4-5 años), Year 1 & 2 (niños de 1º y 2º de Primaria, 5-7 años) y un grupo pequeñito de español para hispanohablantes, niñas con padres hispanohablantes pero nacidas aquí, rodeadas por angloparlantes. Quizás a priori no parezca necesario el que niños hispanohablantes necesiten clases de español, pero el problema con los niños bilingües que crecen en un país con un idioma diferente a su lengua nativa es que aprenden todo (incluyendo el leer y escribir) en una segunda lengua y normalmente solamente hablan la lengua materna en casa, con su familia, o en algunos casos, con otros niños en su misma situación. Es por eso que un refuerzo es bueno y a veces necesario para continuar con el desarrollo de su lengua y llegar a ser totalmente bilingües. 

Trabajar con niños es diferente. Siempre había trabajado con adolescentes o adultos y no tiene nada que ver. La capacidad de atención de un niño es diferente, los niños se aburren con facilidad, y te lo dicen o  lo demuestran, los niños ríen por cualquier cosa, protestan e incluso gritan (bueno,  pensándolo bien, también he tenido algún que otro adolescente así… ). En fin, es por eso que, ante todo, la clase tiene que ser divertida. Si un niño se aburre, desconecta, si un niño desconecta, no aprende y se dedica a hacer que los demás también desconecten. Así que he llegado a la conclusión de que es mejor poquito pero divertido, y sigo el consejo de una amiga (que además es maestra) que me dijo que mejor que se lo pasen bien y cuando sean mayores quieran seguir aprendiendo español (u otro idioma) porque lo asocian a algo divertido, a intentar que aprendan mucho y con ello conseguir que lo odien para siempre. 

Lo que normalmente hago es  empezar la clase con un calentamiento que, por ejemplo, puede consistir en un ejercicio donde podemos repasar lo que vimos el día anterior; merendar, y luego entrar en materia (introduciendo el tema con un vídeo normalmente) para terminar con una actividad que siempre tiene que incluir al menos algo para colorear, de ahí para arriba: pegamento, purpurina, tijeras, pegatinas…

El caso, que he pensado ir subiendo por aquí algunas de las cosas que hago en clase,  por compartir con otros profesores de español, por aportar algo, por si a alguien le sirven para inspirarse…  Pero también porque las actividades no valen sólo para que los niños aprendan español, sino que también pueden emplearse para matar el aburrimiento en tardes largas :)

Así que un nuevo apartado en La Armadilla Invencible: clases de español, espero que os guste :)

keep-calm-and-learn-spanish-3

 

 

De costuras

Tengo varios vaqueros rotos, pero me resistía a tirarlos por si encontraba cómo reciclarlos , seguro que podía hacer algo con ellos… y allí estaban, guardados en un cajón, ocupando espacio. Con parte de unos de Adriana, hice un par de saquitos que me van muy bien para usar en la clase de español (para llevar los tubos de pegamento, las tijeras, los números del bingo, etc).

 

saquitos tela vaquera

Pero tenía unos del señor Armadillo y otros míos por ahí. Pues resulta que el otro día, no me acuerdo cómo, llegué a una página donde había un tutorial para hacer delantales para niños a partir de vaqueros. Genial, era la oportunidad que estaba buscando, así que ¡manos a la obra!

Lo primero es cortar una pernera y descoserla por un lado para que quede abierta, tal que así:

Pernera descosida por un lado

Pernera descosida por un lado

Yo tenía un delantal pequeño de Adriana, así que no ahorré hacer un patrón, ponemos la parte de abajo, la estrecha, para la parte de arriba del delantal, ponemos el patrón o delantal encima y cortamos (siempre acordándonos de dejar un poco de tela para la costura):

 

Delantal o patrón sobre la pernera

Delantal o patrón sobre la pernera

 De largo como queráis, yo lo hice bastante largo, casi hasta donde me daba el vaquero, para que tape bien :)

Por último, esto no venía en el tutorial, pero pensé que ya que estaba reciclando, podíamos reciclar un poco más, así que corté la cinturilla y le quité las trabillas:

vaqueros delatal 3

Y me sirvió para la parte de colgar del cuello y la parte de atar a la cintura:

 

delantal vaqueros

 

Como yo estas cosas suelo hacerlas a lo loco, sin probar mucho, pues resulta que a la chiquilla le quedaba un poco largo de cuello, pero sin problema, le hice un doblez y lo cosí (no pasa nada, así le sirve para cuando crezca):

cuello delantal

 

Lo mismo con la cintura, que también es grande, así que botón a un lado y,  por dentro, una presilla  y así sigo aprovechando el ojal y el botón de los vaqueros:

delantal vaquero

¿Queréis añadirle un bolsillo? Pues a seguir reciclando vaquero ¿Mejor un toque de color? Pues igual con fieltro o con otra tela se le puede hacer un adorno o un bolsillo, a gusto del consumidor, eso ya a la imaginación (y ganas) de cada uno ;)

Adiós a la señora Totoro

La señora Totoro se fue ayer :(

Después de dos años y medio de compartir mil cosas, se ha mudado al frío norte. Después de ese tiempo, creo que ya éramos como familia, venga, no voy a decir que como hermanas, vamos a dejarlo en primas muy cercanas, que se conocen perfectamente, que se dicen las cosas claras, que tienen total confianza, que saben que pueden contar la una con la otra, que se escuchan, que siempre están ahí.

Ya no habrá más “me paso antes del cole por tu casa a tomar un café”, las visitas a las charities para “chafardear”, las tardes en el parque intentando mantener una conversación entre todos los “mamá, mírame, mamá, no me estás mirando”, las compras en el See Woo explicándome qué es cada cosa, el saber de qué o quién estamos hablando sin muchas explicaciones, las escapadas al TKMaxx por la mañana tempranito, las meriendas en una casa o en otra, los “he hecho un bizcocho, magdalenas, galletas (lo que sea) de morir, te llevo”, el esperarte cuando vamos por la calle, vemos un gato y te tienes que parar a acariciarlo, las noches del Pelton Arms (que tendrían que haber sido más), el verte cada día aunque fuera cruzándonos en el camino y saludándonos desde la otra acera, los enfados, las risas… y muchas, muchas cosas.

Pues eso, que te voy a echar de menos, cabrona :)

Otras cosillas

Hola a todos, que no estaba muerta ni estaba de parranda, es que he estado más liada de lo habitual (o quizás un poco más vaga), pero aquí estoy otra vez.

Aunque el frío parece que se está yendo y ya hemos empezado con nuestras excursiones, hoy no voy a hablar de sitios nuevos, eso lo dejaré para otro día. Hoy quiero enseñar cosillas nuevas que he hecho, y me gustaría compartir.

La verdad es que hace mucho que no encuaderno, y aunque lo echo de menos,  es necesario mucho despliegue de medios y da mucha pereza. Pero el caso es que  tampoco me gusta estar quieta, así que me he dedicado a hacer esto:

Gatito

Gatito gordo

Gatitos felices

 Una pareja de gatos felices, porque no me digáis que no tienen pinta de ser felices como perdices :)

De estos no tengo patrón porque los fui haciendo a ojo, pero si alguien está interesado, puedo mandarle fotos más detalladas y a la que sepas hacer crochet básico, no son complicados.

La segunda cosa la he hecho gracias a una amiga que me descubrió el blog Para mi peque con amor, una chica que hace mogollón de cosas chulas y además cuelga los patrones, así que no me pude resistir y me puse a coser esto:

Pantalones cagados

Sí, unos pantalones cagados de toda la vida. Estos son para Adriana, le han encantado y ya mismo hace buen tiempo (espero) para que se los pueda poner. Son fáciles de hacer y no tienen mucho que coser, de hecho, no tengo máquina y los he cosido a mano, así que os animo a que os metáis en el blog y descarguéis los patrones, está todo muy bien explicado. Tengo ganas de hacerme unos para mí, ya os contaré…

Y un día, en un Poundland (o sea, un Todo a 100 pero aquí), encontré una lana que me gustó mucho y era gordita, de las que cunden, así que la compré en plan ¨ya haré algo¨. Quería hacerle un poncho a Adriana, pero tampoco quería complicarme mucho, y esto es lo más fácil que pude encontrar:

Hacemos dos rectángulos iguales, yo hice 45 puntos de base y luego 30 vueltas, todo de punto del derecho (que es más llevadero). Los puntos y vueltas dependerán de la lana, pero para una talla de 5 años, unos 25 cm. de alto por 45 de ancho. Una vez terminados los cosemos así:

IMG_4262

Yo no los cosí, los uní con una aguja de crochet, pero eso ya va en cada uno.

En la zona del cuello le hice de crochet una vuelta de punto alto para que quedase más rematado, pero si no se hace también queda bien.

IMG_4263

De cadeneta le hice un ojal, para ponerle un botón, porque tenía unos muy chulos de animales que compré el otro día, pero si os da pereza, siempre podéis usar un broche o un imperdible de estos grandes, para abrocharlo:

IMG_4264

 

Botón de oso superchulo

 

Y ya está, ya tenemos el poncho terminado.

Poncho

Y como me sobró lana, hice unos mitones para Adriana y otros para mí, pero os los enseño en el siguiente post, que hoy ya me he enrollado mucho ;)

 

 

 

 

 

 

 

Querido señor Lenny Kravitz

Querido señor Lenny Kravitz:

Cuando tenía 16 años me regalaron por Navidad el “Night owls” de Vaya con Dios (discazo), el rojo de The Beatles (o el azul, no lo recuerdo bien) y el  “Mama said”. Ha llovido mucho desde entonces (de hecho, ha llovido, salido el sol, nevado y cuantos fenómenos meteorológicos se le ocurran), quiero decir que se puede imaginar la de veces que he escuchado ese disco, que entonces era de vinilo, pero que luego compré en CD… El caso es que ir a un concierto suyo era algo que esperaba con cierto entusiasmo, y el sábado, al fin, llegó ese momento.

Dos grupos teloneros, los primeros era un muermo , así que comimos algo. Por cierto, aprovecho para decir a los señores que ponen los puestos de comida en estos eventos: seguro que ya son ricos con esos precios, así que ¿les importaría vender algo más parecido a comida real? digo, que si le doy un bocado al cartón donde ponen el perrito que me dé cuenta, que no me sepa igual que el pan… El segundo grupo, Rival sons, sonaba bastante bien, la verdad, pero claro, una va a lo que va, y un retraso de 45 minutos deja listo a cualquiera y a una le entran ganas de volverse a  casa a ver un capítulo de The good wife con una copita de Sheridan.

Por fin aparece usted y canta Dirty white boots, una marchosilla del último disco, que confieso no he escuchado todavía ¿Emocionada? pues sí, mucho, la verdad, pero  más todavía cuando la siguiente fue American woman y ya como loca cuando empezaron a sonar los acordes de It Ain’t Over ’til It’s Over. Pero a partir de ahí… Sister, vale, una canción muy bonita, pero empezó a alargarla y alargarla y fueron unos 10-15 minutos de canción. A ver, que lleva una pedazo de banda, el guitarra líder es una pasada, las señoras del coro cantaban y se movían de escándalo, la bajista, el teclado, la batería, la trompeta y los saxos, todo eso está muy bien, pero venga solos y solos y venga a alargar canciones… pues para mí es un poco pesado, vamos, que podría haber tocado 10 canciones más en vez de alargar tanto alguna de las que tocó (de hecho, creo que tocó sólo 12 en total)

Otra cosilla, yo canto muy mal, pero me gusta mucho, así que en mi casa me harto de cantar, pero claro, cuando voy a un concierto espero que usted cante más que yo, creo que es lo suyo. Vale que estoy exagerando, pero es verdad que eso de dejar tanto al público que cante, pues hombre, no me acaba de convencer. Lo de “Ahora vosotros” “Ahora las chicas del coro” , así, diez veces, pues cansa.

Señor Kravitz, es usted un poco divo, también hay que decirlo. A ver, que se le perdona porque lleva un montón de años en la música y se lo puede permitir, pero me hubiera gustado un poco más de campechanismo (que no lo recoge el diccionario de la RAE, pero bueno, yo me entiendo).

¿Me gustó? Pues sí, a mí los conciertos me gustan, eso de compartir espacio con un grupo al que normalmente escuchas en tu casa, pues es una pasada, y obviamente sientes la música de otra forma, rodeada de un montón gente con la que no tienes nada en común  salvo el estar viviendo esa experiencia, ese momento y a la que ves tan emocionada como tú, pues es no sé ¿suena muy cursi si digo mágico? El sonido increíble, la banda ya digo que es una pasada, esa voz, señor Kravitz, tan especial, tan suya, y esa presencia en el escenario, pues me alegro de no haberme perdido nada de eso, pero, muy  mi pesar, me esperaba más.

Y una  duda que  tengo y a ver si me la podría aclarar: hablando un día con mi amiga Lorena, estábamos debatiendo porqué se cortó usted el pelo y me gustaría que me confirmase si es por lo que decía ella, que un día llegó usted a la conclusión de que no era justo estar tan bueno, así que decidió estropearse un poco, por si acaso reventaba ;)

 Concierto Lenny Kravitz Wembley 2014